MIAMI, ALGO MÁS QUE UN SHOPPING

11/15/2016 03:47:00 a. m.

Nada peor que un tópico para catalogar a un lugar en el mundo. Lejos de ser un destino que me apasionara, Miami era una ciudad que había puesto en la lista de las poco interesantes por considerarla una "americanada" y un burdo lugar de playa para nuevos ricos o para cantantes de música latina, o simplemente un shopping para argentinos en las épocas en que tienen puestas barreras a la  importación.



Sin embargo he encontrado en la capital de la Florida un lugar sorprendente no sólo por su belleza física, sino porque está llena de condimentos socioculturales que la hacen una ciudad muy singular, y con mucho que decir en temas de negocios y cultura. Porque para mí las ciudades no son sólo lo que son , sino también lo que hacen. Y en Miami te puedes pasear en su sorprendente "Downtown" vestido en ropa de playa, subirte a un yatch en traje y corbata o tacones, o irte a jugar al dominó con los abuelos cubanos en Little Havana. En definitiva un coctel de fusión entre la USA que produce, que mueve dinero, y el way of life latino de los que viven ahí y de los que los visitan.


Florida fue uno de los últimos territorios en urbanizar de Estados Unidos, algo así como un "far South",una  frontera olvidada. Y en ese contexto, Miami era un manglar, un lugar a donde nadie quería llegar, de clima oprimentemente húmedo y lleno de "alligators" y "cocodriles"

El primer europeo en pisar Miami fue Juan Ponce de León en 1516, y en 1566 llegan los primeros españoles. Pasaron dos siglos de guerras entre nativos e "invasores" tanto europeos como americanos, pero no fue hasta 1819 cuando USA compra Florida a los españoles. 

El verdadero boom no llegaría hasta el paso del siglo XIX al XX. El impulso definitivo fue cuando llegó el tren hasta Miami, luego de una campaña hecha por una mujer precursora llamada Julia Tuttle, campesina propietaria de tierras en el norte del río Miami, que convenció a  Henry Flager  para que extendiera la línea del ferrocarril. Ella , que cultivaba cítricos, ya veía el potencial de Miami como puerto exportador de mercancías.

No se equivocó la señora Tuttle. Hoy el puerto de Miami Dade es el punto de partida más importante del comercio con latinoamérica , y el puerto más importante de turismo de cruceros América. Además es sede de las compañías Carnival Cruise Lines, Norwegian Cruise Line, Royal Caribbean Cruises, y Oceania.



Desde la llegada del tren en 1896 y la construcción de canales de drenaje que vaciaran de agua las tierras de La Florida  Miami experimentó un boom inmobiliario que lo convirtió en un destino turístico imbatible gracias a su clima estable durante todo el año. Fue atracción de inversores y de snobs que vieron en el lugar, algo que todavía tiene: una luz increíble y una puerta al caribe.


VISITAR MIAMI
Lo más fascinante de mi estancia en Miami fue ir descubriendo de a poco que la ciudad me iba gustando cada vez más. No esperaba nada de ella más que un sitio de vacaciones de americanos (norte y sur) y un lugar de "Real State" boom.

Me alojaba en la casa de unos amigos en Key Bicayne, y la mejor opción fue tomar el Bus Turístico, los famosos hop on hop off , que siempre son la mejor forma de aproximación a las ciudades.


Elegí el Big Bus , que parte desde Bayfront Park en el Bayside , tiene 3 líneas o recorridos, bien identificadas por colores, que duran aproximadamente una hora y media cada una. Como en todas partes, puedes bajarte a caminar o visitar monumentos y tomarte el siguiente, que pasa cada media hora. El primer día, me resultó tan placentero estar sentada arriba y disfrutar del paisaje- a pesar del calor- que decidí tener una visión panorámica de la ciudad.

South Beach Loop

Cruzas el MacArthur Causeway, puente que te lleva a la isla de Miami Beach atravesando la bahía. Desde lo alto del vehículo puedes tener una dimensión del Puerto de Miami y conoces visualmente la importancia del mismo.

La playa de Southbeach frente a Ocean Drive

Luego te adentras en la historia para mí más fascinante del patrimonio de la ciudad que son los hoteles Art Decó , que se construyeron en South Beach entre los años 30 y 40 del siglo XX. A medida que avanzas por la Collins av. vas tomando dimensión de la importancia de este patrimonio. Merece la pena bajar para visitarlos, ya que te abren las puertas de par en par, y puedes sentarte a tomar algo. Especialmente destacables para mí son el National, el Raleigh con su piscina curva o el lllllcobrie , con su impronta dedicada a un público joven. Otro look tienen los que se encuentran por la Ocean Drive, una avenida mítica, llena de escenas de película, y no menos famosa por ser la dirección de la casa donde vivía Gianni Versace y donde fue asesinado.         
Merece la pena darse un paseíto por Lincoln Road para hacer compras , aunque la mayoría son grandes magacines de souvenirs.

Uno de los hoteles de Ocean Drive

El hotel Surfcomber en Collins Av.

El Big Bus, ofrece un Walking tour por estos hoteles por 25U$ extras, que se inicia en el Art Decó Welcome Center y que te permitirá conocer las infraestrucutras arquitectónicas más características de esa época.

City Loop
Es el recorrido más largo y te lleva a conocer  el área imponente de Brickell y a través de la Bayshore Drive se llega a Coconut Grove y Coral Gables. Para alguien que viene de Sevilla es particularmente interesante pararse en la parada 4 para conocer el Biltmore Hotel, que construído en 19    tiene una reproducción de la giralda bastante curiosa. En la parada 5 debemos estar atentos a la Venetian Pool, una especie de complejo acuático basado en una espectacular piscina construída en 1923 sobre una base coralina, y cuya agua proviene de un acuífero subterráneo. Tiene cascadas y fue sede de rodajes de Johny Weismuller y Esther Williams. Algunos usuarios se quejan porque no se puede comer ni escuchar música en el recinto, pero evidentemente esto le da glamour y tranquilidad. 
Este recorrido retorna por Little Havanna, que te permite hacer allí una paradita para recorrer el barrio.


Uptown Loop
Éste tal vez sea el recorrido menos panorámico o espectacular, pero su destino final es sorprendente. Antes de dirigirse al Uptown, se mete en Jungle Island, una isla que es como un parque de atracciones, luego vuelve al territorio, pasa por el Perez Art Museum, y hace una parada estratégica en la Trinity Espiscopal Cathedral, un templo del siglo XIX.


A partir de ahí se circula por un territorio un poco inóspito, que en efecto era un área industrial o de grandes naves, y se llega a uno de los sitios más In del arte contemporáneo a través de los graffities: el barrio de Winwood
Desde el autobús se puede hacer un recorrido global, con una crítica: el vehículo circula muy rápido y apenas se pueden apreciar, y menos hacerles fotos. Finalmente se detiene oficialmente en el Miami Supercar Rooms, una especie de aparcacoches extravagantes, que es un lugar que sirve también para eventos.



Esta línea circula solamente uno cada hora, por lo cual hay que organizarse bien. Hay que dejar por lo menos medio día para visitar este exuberante barrio, que resulta ser un museo de arte al aire libre, que además nos debe dejar tiempo para hacer un recorrido por las más importantes galerías de arte del lugar, además de las tiendas de ropa y decoración que son un Must.

Esta línea vuelve también por Little Havanna, que es un excelente lugar para reposar al final del día y tomarse un cafecito por el barrio.


You Might Also Like

0 comentarios

Post favorito

SORPRENDENTE BUENOS AIRES

No sé si a alguien que no haya nacido en Buenos Aires esta ciudad le pueda parecer tan fascinante como a mí. Pero comenzar a caminar esta ...

Blog Archive