El Hotel de la Semana: Hotel Villa de Laujar

9/07/2015 04:59:00 a. m.

El Hotel Villa de Laujar en la Alpujarra almeriense es uno de los cinco hoteles de la cadena Villas de Andalucía que fueron construídos por la autoridad turística de la comunidad autónoma para dinamizar ciertas zonas y para dotar de infraestructuras a las áreas de Parques naturales de la región.



Esta villa de la localidad de Laujar de Andarax es un extenso espacio en donde se esparcen unas casitas adosadas, que albergan  dos o tres apartamentos. Da la sensación de estar más en una urbanización privada que en un hotel, y a la vez en el núcleo central del establecimiento puedes acceder a todos los servicios y comodidades que necesitas cuando viajas para descansar o por negocios.

En este edificio que se encuentra a la entrada, tienes el área del comedor donde se sirve el desayuno y donde en verano funciona el restaurant. A la vez hay un lobby grande, con sofás para sentarse a tomar una copa o para acceder comodamente a la WIFI .

A un costado de esta instalación está la piscina, grande, con laterales amplios que en verano se convierte en una de las actividades fundamentales. Las vistas de este lugar son estupendas, como lo son las que tienes en todos los momentos en que te mueves por el Hotel: de una parte verás el pueblo de Laujar y a todo lo largo de las calles se disfruta del paisaje del valle y la sierra que lo contiene.




Las posibilidades de actividades en el hotel son inmensas y me atrevo a decir que hasta te podrías pasar un montón de días sin salir y no sentirte agobiado: Hay cancha de tenis, se pueden hacer larguísimas caminatas dentro del recinto ya que el predio es inmenso, y para los ratos de contemplación, hay un hermoso mirador en la parte alta bajo un árbol milenario donde aislarse del mundo.

Intuyo que es un lugar perfecto para una escapada en familia ya que los coches hay que dejarlos aparcados en la puerta, y en el interior no hay ruido a motores y hay absoluta tranquilidad. Como regalo a la curiosidad de los más pequeños hay un gallinero digno de ir a descubrir,  que supongo que los niños observarán con más inquietud que los adultos.




Las habitaciones  son pequeños apartamentos, que en algunos casos son monolocales, y  otros con un dormitorio. Todos tienen una agradecida extensión hacia una terraza o a un pequeño jardin , siempre con estupendas vistas. El único defecto es que se echa en falta una pequeña cocina o kitchenette.





Al final del camino, o sea, en el lado más distante al edificio principal, hay dos apartamentos estupendos con piscinita privada y son los únicos que tienen cocina.

ACCESIBILIDAD

Obviamente , como todo alojamiento moderno, las instalaciones están perfectamente adaptadas para personas con movilidad reducida, que se pueden mover con autonomía por todo el recinto, incluso sin necesidad de asistencia. Ni qué decir, en la habitación ya que  tienen todas las comodidades, sobre todo en los baños que es donde se requiere una asistencia especial.

Espacios amplios y sin obstáculos que hacen fácil la movilidad de todas las personas


En cuanto a las actividades a realizar en esta zona se basan fundamentalmente en el turismo activo: caminatas y bicicleta.

Luego , el interés turístico y patrimonial está algo más escondido que en la Alpujarra de Granada, y para ésto la zona cuenta con un excelente dinamizador, Sergio Pineda, que hace de guía para actividades físicas, y en  su faceta más interesante, hace de "interpretador" del patrimonio.

Podeís conocerlo en este vídeo:



Otra de las tareas insoslayables durante la estancia en este hotel, es dedicarse a descubrir la pujanza del turismo enológico de la región, aún no suficientemente puesto en valor. En la Alpujarra almeriense, y concetramente aquí en el valle de Laújar se están produciendo de los vinos tintos más destacados de toda Andalucía.

No se puede dejar de ir a descubrir la Bodega Cepa Bosquet donde puedes llegar casi sin avisar, y podrás compartir con ellos el momento de la producción en la que se encuentren. En visitas concertadas ya se puede profundizar más o hacer catas de vinos y visitar los viñedos.



También imperdible es ir a La Teta de la Sacristana, una bodega un tanto curiosa ya que se encuentra dentro de un edifico moderno de pisos, pero que tiene un encantador bar y cantina, y los productores están siempre disponibles para charlar de vinos, y de las singularidades de producción en una zona emergente en el mundo vitivinícola como ésta.


Más fotos del Hotel Villa de Laujar:




You Might Also Like

0 comentarios

Post favorito

SORPRENDENTE BUENOS AIRES

No sé si a alguien que no haya nacido en Buenos Aires esta ciudad le pueda parecer tan fascinante como a mí. Pero comenzar a caminar esta ...

Blog Archive