El Orgullo de ser de Linares de Jaén

2/16/2014 08:41:00 a. m.

Ser de Linares genera carácter, tanto que varias "celebrities" nacidas en esta ciudad de Jaén trasladan su orgullo a su apellido. Tal es el caso de la cantaora Carmen Linares, o del torero Sebastián  Palomo. No ha sido así el  caso de su personaje más célebre, el inefable Raphael, seguramente porque desde el inicio de su carrera ya sabía que para él bastaría sólo su nombre de pila.

No obstante se siente muy involucrado con su cuna, con su origen, y mucho más desde que se constituyó el Museo de Raphael en El  Pósito de su ciudad natal. En esta casa, iniciamos nuestro recorrido por Linares los integrantes del #OleoTourJaén, y así pudimos saber la hondura o el caracter que brinda la ciudad a sus personajes  o viceversa.

Mural del Museo de Raphael

En el recorrido que se hace primero tienes acceso a ver la vinculación de Linares con el mundo de los toros, y la "desgraciada" o afortunada huella de ser en su ruedo donde murió empitonado Manolete. Pero como somos humanistas, pasamos de página por ahora, y nos metemos en los aspectos ilustrativos que adquirimos en la Casa de Positos con respecto al flamenco. Ya que así, vamos teniendo información para entender la hondura de lo que representa la taranta y Carmen Linares para la ciudad.

A lo largo de paneles ilustrativos, se definen  los controvertidos orígenes del flamenco (sigue sin haber unanimidad al respecto) pero cogemos la rienda local, al conocer la importancia de los cafés cantantes de finales del SXIX en las grandes ciudades, tendencia que se expande hasta Linares, en infinidad de sitios que permitieron dar cabida a la "Taranta" palo oriundo del lugar que transmite la hondura de los cantes mineros.

La taranta es una variable del fandango ,libre de ritmo,  y de gran calidad musical y literaria. Es un cante sobrio, duro, sin baile , solamente acompañado por la guitarra abandolá.


La visita continúa conociendo el desarrollo del flamenco en la ciudad y las figuras que ha dado, dedicándole un espacio destacado a Carmen Linares.



Un traje de la artista expuesto en La Casa de Pósitos

El Pósito es una antiguo edificio del siglo XVIII que se ha rehabilitado recientemente para ser un Centro de Interpretación (me encanta este término) y así poder albergar no sólo la historia de la ciudad, sino para dar cabida a sus artes y al legado de sus personajes ilustres. En la primera parte , dedicada a Historia y Patrimonio conocemos la evolución del lugar, haciendo especial hincapié en su pasado minero, y en algo que tendrá muchísima relevancia en el futuro, y que son los hallazgos arqueológicos de la antigua ciudad de Cástulo.

MUSEO DE RAPHAEL

Pero el gran momento viene cuando subimos a la segunda planta, y accedemos al Museo de este hombre que lleva de apellido Martos (otro pueblo cercano). Raphael ha donado una gran parte de sus recuerdos a su ciudad natal para organizarlo y poder ser disfrutado por sus fans. Nos cuentan que es impresionante ver la cantidad de gente que viene a ver el museo desde allende los mares. Sobre todo de Latinoamérica. Los integrantes del blogtrip lo pudimos constatar, al twittear contenidos mientras lo visitabamos y recibíamos RTs de muchos clubs de fans de sitios remotos al otro lado del Atlántico.

El museo es el primero en España en dar la posibilidad de la visita digital. Puedes recorrerlo con unas tablets que te entregan a la entrada y éstas te permiten incorporar banda sonora y visual a la visita. A la vez, estos dispositivos están conectados a internet, por lo cual puedes subir a las redes sociales cualquier momento que te haya impactado de la visita.


El itinerario recorre linealmente la vida del artista, pasas por los recuerdos de la infancia, la historia de sus padres en Linares, y va acompañada de documentos fundamentales como su partida de nacimiento, o los primeros premios conseguido.

La parte más interesante acaso sea, sus dos décadas fundamentales, aquellas que fueron eclosión y locura en la carrera profesional del artista. Los 60s fueron únicos , irrepetibles, y sorprendentes para una figura nacida en el interior de una tierra eminentemente campesina. En esa década podemos disfrutar su trofeo conseguido en el Festival de Benidorm en 1962, su primer disco de oro con la "canción del Tamborilero", y carteles emblemáticos de actuaciones trascendentes como la del Madison Square Garden.



Los 70s fueron años trascendentes y de consolidación. A recuerdos de sus éxitos, acompañan también mobiliario de su casa de Nueva York, su tocadisco y algunos enseres personales. Fueron años de viajes y de gran repecusión en Latinoamerica.

Los 80s y 90s son años ya de reconocimiento, aniversarios y celebraciones, a la vez que en Linares se le reconoce poniendo su nombre a una calle.


El paseo por la vida de Raphael continúa en un espacio dedicado a sus trajes de actuación, y vestuario de distintos musicales. Al final, hay una sala dedicada a sus reconocimientos a modo de discos de Plata, Oro, platino y al gran disco de Uranio.

Parece que queda mucha tinta por escribir y mucho espacio que rellenar en las tablets del Museo de Raphael. 


You Might Also Like

2 comentarios

  1. El Museo-RAPHAEL es sin duda un lugar mágico sobre todo para quienes admiran al artista, pero también a quienes tengan curiosidad por conocer parte de su obra. Recomiendo su visita, seguro que salen sorprendidos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a Linares por crear museo tan bonito y hecho con tanto amor y respeto! Nos gusto muchisimo, guardamos recuerdos muy buenos http://viva-raphael.com/vsled-za-rafaelem/linares/ Es toda una joya linarese, gracias por compartir las fotos tan lindas! Web sitio ruso viva-raphael

    ResponderEliminar

Post favorito

SORPRENDENTE BUENOS AIRES

No sé si a alguien que no haya nacido en Buenos Aires esta ciudad le pueda parecer tan fascinante como a mí. Pero comenzar a caminar esta ...

Blog Archive