TRICOTA en la onda de los Gastrobares en Sevilla

6/11/2013 01:50:00 a. m.

Me dan mucha envidia los que abren negocios de hostelería como si fuera algo fácil. Es que algunos lo llevan determinado en la sangre, otros tienen la suerte de pasar por un local idóneo, en buena zona, que de golpe se queda libre. Otros tienen  amigos que los apoyan, con la capacidad de inversión como para acompañarte en el intento, y otros como yo que hace tiempo lo quieren hacer y no se animan o no encuentran la compañía idónea.

Equilibrado interiorismo de Tricota


No es el caso de los socios de TRI CO TA quienes confluyeron  en las premisas iniciales que comento. Peyo, hijo del propietario del Órdago, de Virgen del Refugio, de Los Remedios, criado prácticamente detrás de la barra. Alejandro Garaj,distribuidor de implantes quirúrgicos, que en agosto pasa  por esta esquina de Marqués de Paradas, y ve que "el Chino" se va y pone el local en traspaso. Negociaciones, un tercer socio que entra en juego, y el Gastrobar que sale adelante.

Pero no fue rápido ni fácil. La propuesta arquitectónica fue ambiciosa, y se llevó adelante con determinación y buen gusto. Modificaron totalmente el frente sacando el local a la calle a través de una enorme cristalera. El local es casi negro , elegante, y se combina con la madera clara de las mesas y de unas interesanitísimas cortinas de soga. El proyecto lo llevó adelante Pipo Arquitectos, que sacó mucho partido de un local alargado y escondido. 

Tocaba luego definir la carta y para eso reposaron en la experiencia de  Peyo. Pero primero había que definir qué querían ser. La eterna disyuntiva en este tipo de negocios ¿Tapas? ¿Copas? o ¿Tapas y Copas? La zona desde luego es idónea para ambas cosas, está rodeada de cines y áreas de diversión, entonces en TRICOTA hay de todo: comida, tapas y copas.

Crepe de ternera

Taleguillas de ternera

You Might Also Like

0 comentarios

Post favorito

SORPRENDENTE BUENOS AIRES

No sé si a alguien que no haya nacido en Buenos Aires esta ciudad le pueda parecer tan fascinante como a mí. Pero comenzar a caminar esta ...

Blog Archive