ESTEPA tiene un sabor especial

12/12/2014 01:28:00 p. m.


Si Sevilla tiene un color especial, Estepa en los confines orientales de su provincia, tiene el sabor más dulce que se puede tener: el de los dulces navideños. Conocidísima por ser la cuna del polvorón y los mantecados, esta bella ciudad blanca siutada a 100 km de la capital, sabe a canela y frutos secos en los últimos meses del año, ya que está absolutamente volcada a satisfacer la demanda de tan preciada exquisitez.

No cabe duda de que es la ciudad más dulce de España en esta época, ya que de sus hornos salen las delicias con que se remata cualquier ceremonia o cualquier cafelito navideño en este país. Polvorones, mantecados, alfajores, hojaldres, y un montón de variedades envueltas en papeles más o menos brillantes llenarán cajas y cajas, que dan a este lugar de la provincia de Sevilla una de las economías más solventes de toda Andalucía, al punto que en estos días se encuentra a pleno empleo.

Porque aparte de adentrarnos en los aspectos gastronómicos de este fenómeno, lo curioso es conocer cómo nace este polo industrial en medio de una zona eminentemente agrícola, de reparto latifundista, y a unos pocos kilómetros del fenómeno Rojo de Marinaleda.

 El fenómeno es de tal envergadura que esta industria además de disparar el crecimiento de industrias subsidiarias (cartón, maquinaria industrial, envases) produce una identidad colectiva que se estructura en torno al dulce. Y es además, en las mujeres de la ciudad, en las que este proceso tiene mayor alcance, ya que la manufactura de esta industria es hecha por ellas. El dulce estructura también los tiempos de la ciudad, los ritmos de trabajo, e incluso paseando en esta época por la ciudad puedes ver explícitamente todo el movimiento que Los Mantecados genera.




UN POCO DE HISTORIA

Parece ser que el Mantecado surge en 1858 de una idea casera de Micaela Ruíz Tellez, conocida como "la Colchona" quien lleva el nombre de la mujer que la crió. Esta mujer se inventó una receta de estos dulces para aprovechar la grasa de cerdo . Su marido que era "cosero", o sea transportador de cosas, los llevaba y los vendía fundamentalmente en Córdoba. El producto tuvo tanto éxito que el negocio se fue desarrollando y expandiendo en todo el pueblo. De hecho la fábrica de "la Colchona" sigue en pie en Estepa como el más antiguo y el más artesanal y es llevado adelante por la generación de los tataranietos de la inventora, en la misma casa de la familia.

A finales del Siglo XIX en Estepa ya había una cierta inclinación a lo "dulce", porque cuando a La Colchona se le ocurre cómo hacer para que el tueste del polvorón no cocine la parte interior, ya había por aquí un montón de obradores, maestros confiteros, e incluso chocolateros. Entre ellos se van expandiendo los conocimientos y se van creando especialistas y desarrolladores de tan preciado dulce.

Estepa, hasta entonces vivía fundamentalmente  del olivo y de su procesamiento en aceite, y con sus 9500 hectáreas de cultivo  hoy en día produce el 90 por ciento del aceite de la provincia de Sevilla. Cuenta con Denominación de Origen Protegida , y en este municipio viven de ella 4000 familias .

Sin embargo, no es el olivo, lo que llena de orgullo a los estepeños, sino esa industria del mantecado que a lo largo del Siglo XX se fue expandiendo y creando un proceso de identificación de este dulce con la ciudad, lo que ha llevado además a defender la denominación de origen Estepa, pues los conocimientos se expandieron a pueblos aledaños y llevó a algo que ellos consideran "intrusismo".

Imagen del Museo del Mantecado en la fábrica "La Estepeña"

Es en los años 20 cuando se tiene constancia del intervencionismo de la administración en este fenómeno ya que obligan a los fabricantes  hasta entonces artesanos, a asociarse. Luego durante la dictadura , la actividad gozó de un cierto proteccionismo, ya que se era consciente del fenómeno económico que esto significaba en la zona. En 1959, por primera vez los Mantecados de Estepa se exponen en la Feria de muestras de Madrid y a partir de entonces comienzan a multiplicarse las fábricas, hasta que en los 70 se comienza con la industrialización que reestructura decididamente el proceso productivo.

VISITAR "LA ESTEPEÑA"
De todas maneras, este fenómeno sigue siendo de economía familiar , y aún las fábricas más desarrolladas siguen estando en manos de una misma familia, como es el caso de "La Estepeña" llevada adelante por los  Galván. En este caso se puede comprobar visitando la fábrica más grande, que se ha ido aggiornando no sólo a la mecánica industrial, sino a los procesos de marketing y al fenómeno turístico que genera este preciado dulce.

Apenas sales de la Autopista A92, por la salida 105, te encuentras de frente con las indicaciones para ver esta fábrica, y apenas entras a la avenida del Alfajor, tienes una primera imagen que te va avisando de lo que estás por ver: una ciudad pujante.

Imagen del Polígono Sierra Sur




La Fabrica tiene en época de producción -que recordemos que es desde final del verano hasta inicios de enero- visitas permanentes a sus instalaciones, para la cual han construído unas pasarelas por donde puedes ver y entender todo el proceso. Además puedes visitar la Ciudad del Chocolate , una recreación de la Ciudad de Cenicienta, para la que se emplearon 2500 horas de trabajo y 2000kgs de chocolate. También es interesante ver  el Museo, donde hacen una estupenda recreación del modo antiguo de fabricar estos dulces, donde antaño se fabricaban 30.000 kgs por temporada, lo mismo que ahora se produce en un día con el modo industrial.
La fábrica de La Estepeña

La Ciudad del Chocolate de La Estepeña
La Fabrica se puede visitar de 10 a 13 y de 16 a 19, de septiembre a finales de diciembre. Para reserva de grupos escribir a info@laestpena.com

VISITAR "LA COLCHONA"
Pero también, para ver un proceso totalmente artesanal,  puedes ver en vivo y en directo en la Fábrica "La Cochona". En la misma casa de la familia , los tartaranietos de la inventora de estos dulces se dedican a perpeturar esta tradición del mismo modo que se hacía antaño. Desde luego la calidad de este producto es de las superiores que podemos encontrar, ya que todos los productos se hacen a mano, e incluso a horno de leña. La Colchona apunta su producción a un target alto, a tiendas gourmet, y a consumidores caprichosos como uno de los dueños de Carrefour Francia que manda todos los años una persona a Estepa para comprar sus "caprichos"navideños.




Despacho Obrador, calle Santa Ana 28, Estepa. Tienen una tienda en Sevilla en la calle Cuna 37. info@lacolchona.es


 Además de estos dos ejemplos de la industria confitera de esta ciudad, se puede visitar también en la calle Alfajor, La Despensa de Palacio y el Museo del Chocolate, un capricho de un privado que ha montado este lugar, en donde por 6€ de entrada puedes acceder a ver artesanías hechas con este dulce. Ya os contaremos en el próximo post.

También es una gran oportunidad de conocer esta bella blanca y brillante ciudad, para lo cual hay visitas guiadas. No te pierdas nuestro próximo post sobre Estepa.

You Might Also Like

1 comentarios

  1. Buen post. Solo una "cosilla", la ciudad del chocolate de La Estepeña, este año está dedicada a Blancanieves, no a Cenicienta. De todas formas, gracias por el post

    ResponderEliminar

Post favorito

SORPRENDENTE BUENOS AIRES

No sé si a alguien que no haya nacido en Buenos Aires esta ciudad le pueda parecer tan fascinante como a mí. Pero comenzar a caminar esta ...

Blog Archive