MALTA EN UN DÍA

7/23/2016 08:07:00 a. m.

El Mediterráneo tal como era. En cada momento que transité Malta me venía a la mente esa frase, que en realidad es robada de una promoción de Turismo de Croacia, pero que define perfectamente a esta isla ombligo del mediterráneo, asolada y enriquecida por tantas y tantas culturas; y que de esa mezcla, de esa convulsa historia, queda este lugar tan original, tan distinto, tan auténtico y encima oliendo a mar por todos los costados.

Una de las ensenadas de La Valletta

Las Calles de La Valletta


Siento una profunda debilidad por las islas del Mediterráneo profundo,(ya sabeís que mi lugar en el mundo es SICILIA), y acaso esta isla es tan sólo una prolongación de la anterior, un suspiro entrecortado, una fractura del mar que quiso que se separaran, pero tienen una impronta similar.


Un poco de historia

La gran diferencia con la isla italiana es que Malta fue cedida a los Caballeros de la Orden que luego incorporó el nombre de la isla. Habitada por más de 200 años por esta extraña organización formada por religiosos con votos de pobreza y  castidad, que a la vez eran militares, guerreros y con alma de servicio sanitario, el archipiélago está lleno de sus hazañas heróicas. Trataron de vivir desde su fundación, allá por el 1034, al margen de los estados, de los reinos, defendiendo a ultranza la neutralidad, pero siempre bajo el ala de la iglesia Católica  y del Vaticano.

 Porque no olvidemos que esta Orden, también llamada la Sacra Milicia,  nace en Palestina para defender a los peregrinos que iban a tierra santa. Fueron echados de allí a Rodas, luego vueltos a echar de esta isla, y luego de unos unos años refugiados en Italia, se instalan en Malta gracias a la cesión que les hace Carlos V en 1530.

Porque la gran meta en la vida de estos Caballeros era defender la fé cristiana de los incesantes ataques del islam. Así es que se atrincheraron en este archipiélago, complicado de defender dada su costa rocosa y escarpada.Aún así no tardaron en adaptarla, y sobre todo en construir fortalezas y murallas. De este modo resisitieron el gran asedio otomano del 1564, a las órdenes del Mestre Jean Parrisot de la Vallette, del que coge su nombre la capital. Fue Napoleón Bonaparte quien consiguió doblegarlos y acabar con su poder territorial y sobre todo con su poder al margen de los estados.

Una tienda en Mdina con los souvenirs y armaduras que honran a la Orden de los Caballeros

 La isla fue luego reconquistada por los ingleses que terminaron de darle a la isla esa última floritura que tiene en originalidad y ensamblaje de culturas. Lo más evidente que queda en pie es que se conduce por la izquierda,  que sus ciudadanos hablan inglés, y que han basado en esta lengua uno de sus más importantes ingresos, ya que es una gran sede "low cost"  para estudiar la lengua anglosajona .

Pero transitar los caminos interiores de Malta, pasar por sus pueblos más intrascendentes es recordar los caminos del sur de Sicilia. Pero para vergüenza de mis queridos sicilianos hay que decir que Malta está mucho más cuidada más limpia y pareciera conservar un cierto orgullo de sí misma que sus vecinos italianos no conservan. En el próximo post os cuento cómo se ve Malta desde la atormentada visita de un Crucero.


Arquitectura popular en Malta

Las calles de Mdina



You Might Also Like

0 comentarios

Post favorito

SORPRENDENTE BUENOS AIRES

No sé si a alguien que no haya nacido en Buenos Aires esta ciudad le pueda parecer tan fascinante como a mí. Pero comenzar a caminar esta ...