Malta desde un Crucero

7/25/2013 09:45:00 a. m.


La Valletta era para mí la escala más fascinante de el  Costa Favolosa, de Costa Cruceros, con el que llegué a Malta. Tal vez porque era uno de los puertos en los que no había estado anteriormente, pero sobre todo porque sabía que me iba a gustar como me gustan todas las islas del Mediterráneo. Como he dicho antes, es una angustia ir a lugares que te interesan en un crucero, sabes de antemano que tienes poco tiempo y casi ninguna oportunidad para el despiste. Dado que es un archipiélago de 316km2, decidí que en las escasas 8 horas que lo pisaría me circunscribiría a conocer su capital, impactante a la vista desde las ventanas de mi camarote. Descartadas estaban pues las islas de Gozo y Comino, y mucho más las escapadas a calas recónditas o a la Gruta Azul.

La Valletta desde lo alto
Apenas llegada al Puerto con el Costa Favolosa


Bienvenidos a Valletta

Había estudiado las excursiones que nos brindaba la compañía de Cruceros y sabía que además de conocer Valleta me podía arriesgar a extenderme un poco más allá a ver Mdina y Rabat, opción que nos ofrecían a modo de Shuttle por 19€. Opté por quedarme en la capital, pero apenas puse un pie en el puerto nos encontramos con las ofertas de los autobuses Hop On Hop Off que yo siempre recomiendo en los lugares que conoces por primera vez, y sobre todo cuando tienes poco tiempo.

Desde el autobús de dos plantas

Hay dos compañías que hacen el mismo recorrido, y tan sólo por 10€ tienes la oportunidad de girar por los lugares más importantes de la isla: no sólo tienen parada en los puntos de interés de Valletta sino que hacen dos itinerarios: uno te lleva hasta Mdina y Rabat, y otro....

Así es que optamos por la primera empresa que nos abordó, nos convencieron al informarnos que tienen rampa (yo viajo con una persona con movilidad reducida), y decidimos arriesgarnos a ir a visitar lo más lejano, para después volver a Valletta y regular nuestro tiempo en función del tiempo restante.

La verdad es que estos autobuses son un hallazgo turístico. Yo al principio los rechazaba, los consideraba como un medio del turismo vulgar, y hay que reconocer que por más "Cool Explorer" que nos consideremos este producto es muy útil y muy cómodo ya que programa por tí las paradas que has de realizar y te transporta de un sitio al otro sin preocupaciones.

Así es que el "descapotado" luego de salir de Valletta hace su primera parada en los Jardines de San Antón, optamos por seguir adelante y llegar a Mosta para ver la fantástica catedral. Esta parada es un tanto concurrida, y la vuelta al autobús es harto complicada.

La siguiente etapa te lleva a la espectacular Mdina, una especie de oasis Medieval y Renancentista en medio de la aridez de los campos de Malta. Hay paradas previas en la Fábrica de vidrios, en el Museo de Aviación, pero decidimos ir direcctamente a este reducto amurallado, elegante, impecable y que habla del señorío que pasó por esta isla.



Lo que me gustó de esta experiencia, casi regalada del cielo, es que con este medio de transporte puedes darte un paseíto por la isla, y darte una idea de como es fuera de Valleta, porque no todo Malta es Valletta, y los Cruceros te impiden disfrutar de los sitios con tiempo. Me llamó la atención el estado de mantenimiento de la arquitectura popular, sus paredes pulidas, su limpieza general, que hablan del civismo de este pueblo

MDINA es tan espectacular que merece un post aparte, es una pequeña villa de tan sólo 300 habitantes, la mayor parte de los cuales son nobles. Es llamada la ciudad del silencio, porque apenas somos los turistas los que paseamos por ella. No hay prácticamente bares, pero no debes perderte el único lugar que yo encontré y es el Palazzo de Piro, donde en una terraza con vistas estupendas puedes comer o beber a precios razonables.

Vinium, un exquisito Wine Bar en el que además puede probar vinos malteses



Placidamente por Mdina , que por cierto es muy accesible 


Merece la pena visitar la Catedral, y caminar por sus calles de las que no quieres irte. Pasado el medio día retomamos nuestro medio de transporte para continuar nuestro giro interior de la isla que era más extenso de lo que pensábamos. Pudimos ver Bikirkina, y luego se acerca al mar para ver Penbroke y Spinola Bay. Hay quien se baja aquí a darse un baño, y otros preferimos seguir adelante para ir a ver la capital de Malta.



La zona costera al noroeste de La Valletta te permite hacerte una idea del área más playera, balnearia y turistica de la isla central del Archipiélago. Es ahí donde están los Hoteles del tipo Ramada , mezclados con hoteles con encanto sesentero, lo que le da al lugar un aspecto decadente chic, o de desarrollo turístico ralentizado lo que a mí en particular me gusta mucho porque tienes la sensación de haberte perdido en el tiempo.

No es mucho más el jugo que se le puede sacar a una visita a Malta a vuelo de pájaro en 6 horas. Bueno, en realidad sí, me quedó una escasa horita para pasear y hacer fotos por Valleta que dejan una inmensas ganas de volver.



Un Caballero de Malta
Otro Caballero de Malta

El Costa Favolosa desde lo alto a las puertas de Ascensor


You Might Also Like

0 comentarios

Post favorito

SORPRENDENTE BUENOS AIRES

No sé si a alguien que no haya nacido en Buenos Aires esta ciudad le pueda parecer tan fascinante como a mí. Pero comenzar a caminar esta ...

Blog Archive